Las 10 Razones Mayores Por Las Cuales Los Collares de Púa
NO Se Deben Usar

1. Son dolorosos, crueles, inhumanos. Independientemente de lo que digan algunos entrenadores o empleados de las tienda para mascotas, ponerle algo a su perro que le clava dientes de metal en el cuello LE CAUSARÁ DOLOR. Debajo de su pelo, la piel de cuello de los perros es en realidad mucho más delgada que la piel humana. Aunque provocar dolor agudo y repentino puede darle una solución instantánea, los efectos suelen ser de corta duración.

2. Reprimen ciertos comportamientos, pero no los cambian. El miedo y el dolor que siente el perro cuando jala la correa puede detener ese comportamiento temporalmente- pero no le enseña lo que debe hacer en su lugar. Reprimir comportamientos naturales o innatos puede resultar en que su perro se sienta indefenso y agresivo, entre otras cosas. Es mejor enseñar a su perro lo que sí debe hacer (como caminar tranquilamente a su lado), en lugar de usar el dolor y temor para enseñarle sólo lo que NO hay que hacer.

3. Existen alternativas más humanas. Para todas las situaciones en las que los dueños de perros afirman que el collar de púas les ayuda a ejercer control sobre su perro, un arnés de cabeza o de pecho les proveería el mismo resultado de manera más segura y más humana. Claro, para usar estas otras opciones correctamente, necesitará algo de tiempo y entrenamiento, pero la recompensa es grande. Son más eficaces y usted tendrá una mejor relación con su perro.

4. ¡Porque usted ama a su perro! Y como lo quiere tanto, no desea causarle daño o dolor- así que por favor, no use collares de púa.

5. Los collares de púa crean asociaciones negativas. Cualquier cosa presente en el ambiente cuando su perro siente el dolor de un collar de púas puede asumir una asociación negativa, incluyendo otros perros, niños y personas desconocidas. Esto tiene un efecto precisamente contrario a lo que usted quiere - hace que el perro sea más reactivo y más propenso a sentir temor y lanzarse hacia la persona o el objeto.

6. Inculcan miedo y desagrado en su perro y dañan su relación con él/ella. Los collares de púa (y otros métodos de entrenamiento desagradables o conflictivos) son dolorosos. Si cada vez que entrena o camina con su perro, él está experimentando dolor y/o temor, muy pronto va a asociar su presencia con el dolor. ¿No preferiría que su perro se sienta seguro con usted?

7. Los collares de púa pueden dar lugar a efectos secundarios como la depresión, sentirse indefenso, agresión, el deterioro de las relaciones sociales y muchos más. El uso prolongado de herramientas y métodos dolorosos como los collares de púas sin duda resultará en una disminución en la calidad de vida de su perro, su energía y salud.

8. ¡Son obsoletos y  anticuados! Los métodos de entrenamiento a base del temor y dolor eran comunes y ordinarios hace 30 años, pero no tienen ningún lugar en el entrenamiento de perro moderno. Hoy en día, entrenadores y dueños de perros responsables toman decisiones basadas en la ciencia y hechos comprobados sobre el aprendizaje y la comunicación canina para poder interactuar con sus perros a través del refuerzo positivo. ¡Este último es un método más eficaz, más humano y más divertido!

9. Muchos países civilizados han prohibido los collares de púa, reconociendo el daño que pueden causar. Nueva Zelanda, Australia, Austria, Suiza, la provincia canadiense de Quebec, y muchos otros han ilegalizado los collares de púa (y en muchos casos también los collares de ahorque). ¡Unámonos a ellos!

10. Simple y sencillamente no son necesarios. ¡Hay mejores maneras de entrenar! ¡Entrene a su perro con amor, no con dolor!