Se puede decir que, por lo general, la gente de San Francisco es un grupo que da importancia a la responsabilidad social. Muchos de nosotros tomamos transportación pública o usamos bicicleta para llegar al trabajo. Compramos productos locales y orgánicos. Hacemos un esfuerzo por tomar decisiones éticas en lo que respecta a nuestro estilo de vida. Así que, en lo que respecta a los animales, ¿por qué continuamos a comprar en vez de adoptar? 

Cuando usted adopta un animal, no es que sólo esta salvando la vida del animal que escogió. Mas bien, le esta dando el cupo en el refugio a otro animal, y como resultado, le está dando la oportunidad a ese otro animal de encontrar una nueva familia y un nuevo hogar. A la misma vez, ayuda a reducir la demanda que mantiene vivas las fábricas de animales (también conocidas como granja de perros). Muchas personas compran de estas fábricas sin siquiera saber que estas instalaciones de cría abusan a los animales y son culpables de negligencia.

Cada año, millones de mascotas no deseadas entran a refugios de animales a través del país. Se destruyen a más de tres millones de perros y gatos cada año; y millones más de otros animales (como conejos y hámsters) sufren el mismo fin. La adopción ayuda a cortar este ciclo y poner fin a las fábricas de animales. Si después de todo usted prefiere comprar en vez de adoptar, asegúrese de comprar de un criador responsable y reputado. Por favor, ¡no apoye a las fábricas de animales!

Aprenda más: